domingo, 14 de mayo de 2017

Déjame.



Déjame recorrer tu cuerpo con una sola mirada 
Y recordar tu aroma dando un suspiro. 

Déjame llenar tu vacío que es más grande que el entero mundo.
Y sanar de amor los muchos atardeceres húmedos que lloraron al ver tus sueños caer hechos añicos al suelo.

Déjame acompañar a tus libélulas nocturnas que dejaron atrás su vuelo a cambio de poder evitar el trago amargo de la soledad y la desdicha.

Déjame volver a ver tu sonrisa que desnudo mi alma.
Y simplemente seguir haciendo como si no pasara nada.

Déjame sentirte con un abrazo tibio. 
Para engañar a mis ojos.
Y que estos no revelen con la luz mis verdaderos motivos.

Déjame dormir hasta saciar mis desvelos.
Y despertar sin tu sonrisa solo dibujada en mis sueños.

Déjame seguir viviendo en la rutina estéril en donde la música es mi única musa.
Porque yo te seguiré escribiendo millones de estrellas.
Hasta que una de ella se fugue del cielo y pueda iluminar nuevamente a tu cuerpo.

Déjame vivir un día más por lo menos.
Porque así sabré que ha valido la pena todas mis noches esperando por ti en desvelo.

Déjame poder recordarte intacta.
Justamente como simplemente yo quiero.
Y vivirás eterna en todos mis versos
.
Te escribiré siempre sublime.
Como mi único sueño.
Nadie podrá robarte de mi corazón.
Porque eres mía, eres mi único recuerdo.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
24/05/2017.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.