miércoles, 10 de mayo de 2017

Bajo la sombra de un recuerdo



Como decirte que solo te pude amar bajo la sombra de un recuerdo perdido entre mis sueños.
Que ya no pude más seguir viviendo del reflejo de mi mente en la cual nunca te ibas.

Nunca quise perder la conciencia cada vez que mis emociones daban tumbos al no poder verte.
Hasta que mi ego brilló en el enigma inconsciente que le daba forma a un amor casi eternamente.

Aquellas palabras tuyas nunca desearon poder vivir en mi memoria.
Porque nunca comprendiste cuánto deseaba que mis instintos tuvieran el poder de olvidarte.
Y así de esa manera yo poder controlar los impulsos casi instantáneos que fluían de una sensación de nunca dejar de amarte.

De modo que nada pude hacer para que el tiempo soportara exaltado tu rechazo apasionado a mis besos.
Y todo terminó, lograste sofocar el desequilibrio que siempre se revelaba a mi propia sombra expulsada de sí.

Ahora soy solo un recuerdo de ambos lados para ti.
Soy yo y la sombra sobre el bien y el mal luchando por un invierno eterno.

Ahora solo soy un cariño que ya no quiere seguir con el sentimiento deprimido en la trascendencia de su propia existencia.
Ahora soy solo sombra en el subconsciente colectivo de  
mi propia fe que vive de un mito de la estética de un mundo de impulsos instantáneos.

Como decir que nunca te pude amar bajo la sombra de un recuerdo entre mis sueños.
Que ya no pude más que seguir viviendo del reflejo de mi mente cada vez que solo te ibas huyendo de mi amor por ti.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
10/05/2017.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.