viernes, 28 de abril de 2017

Cada vez menos


Cada vez me alcanza menos la noche en sus silencios.
Ya no me importa mucho imaginar en mis sueños profundos una historia que nunca viviré. 

Cada vez me quedan menos palabras y más letras por escribir.
Solo quisiera poder plasmar el porvenir de mis sentimientos que han decidido pasar del colapso de la mentira al privilegio de vivir.

Cada vez es menos la paciencia que se conforma con mis textos tan largos.
Pues es para ella muy incómodo que pase toda una vida tratando de hacer solo cosas buenas.

Cada vez menos puedo conservar ese grado inquieto de ingenio.
Porque todos esos talentos que hicieron cosas gigantes, ahora son simplemente diminutos recuerdos.

Cada vez menos prefiero mirarme a los ojos en el reflejo de un espejo sin decirme absolutamente nada.
Muchas de esas veces ya no recuerdo a mi pasado viviendo las ausencias borradas de mi ser.

Cada vez más prefiero huir que seguir caminando a toda prisa. 
Y habitar el espacio de la calma y la contemplación.

Cada vez más siento que en mi día ya no me sobra nada.
Y es entonces cuando el cansancio atina a seguir imaginando sin querer detenerse para contemplar esos pequeños momentos. 

Cada vez me importa más el saber que tengo el poder de gastar el tiempo valioso que tengo.
Es por eso que nunca dejaré de amar el poder respirar el aroma de esa flor de naranjo que en el ocaso se terminará por marchitar.

Poesía 
Miguel Adame Vázquez.
28/04/2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.