viernes, 23 de febrero de 2018

Doscientos años.

Hace doscientos años el mundo ya era viejo
existía hasta el hastío de una vida olvidada
con su antigua gloria de un bello lirio que flota
por las aguas cristalinas de un adiós.

Hoy solo existe la multitud que se oprime
que avergüenza como si no hubiera amado nunca
con el fondo de una cripta sin honor
con ese último cuadro olvidado en un museo del horror.

La tierra se enfermo de escuchar tantas palabras
que se decían felices, miradas tristes
que se movieron en sentido contrario a un dolor
entre el espanto y la mentira son.

Las penas sufrieron las miradas eternas
el amor se esfumó sin darse cuenta
después de haber roto un corazón
la violencia de los días no se fueron ayer.

Han pasado doscientos años
y el amor sigue igual de falso
desdichado sombras infieles  
de un olvido obeso de tanto sufrir hoy.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
24/02/2018.


jueves, 22 de febrero de 2018

Tus secretos



Admiro tu lealtad con benevolencia
subsiste adolorida por la violencia verbal
de una voz que no tolera pasión sin sollozos
sin ocultarse de los reproches.

Nunca abandonaste la esperanza
no existieron para ti lágrimas de odio
tu paz es tu mayor secreto escrito
un deseo en cada noche de insomnios.

La crítica nunca borró tu sonrisa
no encontró palabras que doblegaran la osadía,
tus pensamientos de melancolía
perduran estoicos hasta estos días.

Aunque tus ideas sean primitivas para estos tiempos
la verdad es una virtud muy quieta
mis oídos escucharán tu mensaje siempre
tu amor no miente con el pulso de un verso irreverente.

Solo quieres ser alba en un cielo sereno
sobrevivir sin la poesía mutilada
amas ser una rosa fiel que no miente
un murmullo sabio en madrugada.

Quieres soñar con la esperanza eterna
de escribir en una noche furtiva
con la sonrisa tibia y sin temores

por rebelarse en confusión y alegría.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
“El mute”
22/02/2018.

miércoles, 21 de febrero de 2018

La noche



En un instante la noche grita
se asfixia con su soledad y la melancolía
es puro rencor y alaridos de rabia
que abandona triste la angustia herida.

Con un arrebato torpe
la noche busca salida
está ebria de lágrimas violentas
que nada apacigua su ira.

La noche duele sin voces y estrellas
el sueño es distante en el olvido
de una miseria oscura y obscena
es insensible por la envidia que amenaza al poeta.

La noche no es humilde con lenguaje demente
locura caída del cielo cientos de veces
la oscuridad es un juez ciego que no perdona al miedo
sacrificio que sufre solo en su silencio.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
“El Mute”
21/02/2018.

lunes, 19 de febrero de 2018

Devuélveme



Devuélveme mis dudas
para poder hacer de mis pensamientos
una voluntad fragmentada sin deseos rotos
que me alejen de un vacío caprichoso
por no saber nada de otros.

Devuélveme la sed de amanecer sin insomnio
sin los profundos sueños que duermen
después de haber huido de un cariño que duele,
ayúdame a pintar estrellas en un ocaso sin luceros
a guiarme en los senderos para encontrarme de nuevo.

Devuélveme la conciencia pasajera
sin la timidez de esconderme de nuevo
sin la distancia que no permite una sonrisa profunda,
ayúdame a escuchar sonoras canciones
de los tiernos gorriones con sus palabras mejores.

Devuélveme mi sombra en el exilio
no quiero subordinar a mi silencio
en unas cuantas frases antiguas
que me hacen ser esclavo del calor del fuego
prefiero vivir en la clandestinidad de tus besos.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
El mute
19/02/2018.



Poesía
Miguel Adame Vázquez.
El mute
19/02/2018.












sábado, 17 de febrero de 2018

La vida es maravillosa.



La vida es maravillosa
vence el miedo que acongoja,
vivir es hermosura para un corazón de piedra
un amanecer dichoso con alegría.

Tierra fructífera
árboles sin sequía, eso es la vida,
hoy es un día maravilloso
para quien no lo olvida.

La luz ha encontrado lo perdido
lo guardado en el olvido
pídeme lo que quieras
menos que abandone la dicha de vivir en mis pupilas.

La vida es abrir los ojos nuevamente
y saberse vivo
milagro de risa y alegría,
flores del río y la montaña tardía.

La vida es un sauce agitado por el viento
un bosque que lentamente suspira
un rocío de la brisa de otoño
una azucena que crece a la sombra de la calma.

La vida es un perfume de flores
una arboleda con un ruiseñor
que canta un amor apasionado,
rivera que se asoma cariñosa en un nuevo día.

La vida es maravillosa
con sus aves, los rayos, la luna, la ilusión y el sol
el milagro de estar meciéndose en una hamaca,
hoy es un día maravilloso.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
“El mute”
17/02/2018.


jueves, 15 de febrero de 2018

Luchar para vivir



El infinito es relativo
cuando no se tiene a alguien a quien contar,
así nació el verso que dio sentido a mis impulsos
no importaba ser primero, solo importaba tener voz.


No quería perderme en un vacío
de la inutilidad del alma
con excusas y pretextos
por el miedo de nacer original.


La poesía no se vende ni se compra
los poemas son letras al universo, libres como el  tenue aire que respiro
¿cómo vender a los lectores?
si son ellos los que me regalan una sonrisa.


La poesía sabia no llega al final
el mundo andaría mejor si así fuera
así que soy  feliz soñando con en el mismo viejo roble
que no se compra con lo material.


Mi poesía lucha por vivir
orientado los motivos de porqué estoy más que vivo
con los sueños y esperanzas
de un aliento en la fe humana.


Escribir una poesía
que tal vez no sea poesía,
qué importa si la conciencia
no deja que te roben la felicidad.
El poema es un milagro nacido para vivir
lo imposible cuesta siempre un poco más,
la fuerza de la poesía nos levanta con la ilusión
de querer luchar nuevamente después de cada caída.


Mi poesía es dar lo poco que tengo
en un infinito que es relativo
cuando se tiene siempre
a alguien con quien hablar.


Poesía
Miguel Adame Vázquez
El Mute

15/02/2018.

miércoles, 14 de febrero de 2018

El imitador



El imitador cojea enredando sus alas
no es timidez indolente de abismos lejanos
tampoco es el destierro del griterío amargo,
simula sufrir para acercarse a tu lado.
Siente placer al entregarse a las indecibles obras del mal
que su existencia brumosa desea extinguir
con un fuego sutil que todo lo incendia  
con sus vastas tristezas al fingir dolor.

El imitador confunde las palabras a todos
fundiendo la sombra con la noche
sin importarle el vasto color de las praderas
que son hermosas, llenas de amor.

Se ufana corrompiendose sin esperanzas
con pensamientos absurdos
que desnudan al tiempo robando su voz,
goza mentirse ansiando caricias de los besos robados.

El imitador se pasa juzgando la ternura de todos
de fuertes o alegres de puros o intactos,
no le importan las grietas en la carne del poeta
que solo quiere vivir.

El poeta envuelve a el frío
con un rebozo de manta,
cuida sus letras como su amada
ama el aroma del perfume de su última flor.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
El Mute
25/02/2018.

Doscientos años.

Hace doscientos años el mundo ya era viejo existía hasta el hastío de una vida olvidada con su antigua gloria de un bello lirio que flota...