martes, 12 de diciembre de 2017

Letanía de amor



Me fui llenando de sublimes momentos
que poco a poco se fueron cambiando
hasta que se acabó la paciencia
esa que normalmente duerme tranquila
cuando se cansa la misma noche,
y llegaron los sueños con sus torpes reproches.


Te han robado la sonrisa nocturna,
el abrazo tibio de tener paz en mi regazo,
solo te ha quedado la amargura
que acumulas de los años pasados.


¿Cómo te recuperas de la inocencia perdida?
Si eres el resultado de un atropello
de aquellas verdades
que se volvieron mentiras.


Me fui llenando de silencios muy largos
y me quedé esperándolos
como si fueran el único remedio
de un corazón que simplemente ya nada siente,
el frío congeló tus aventuras rebeldes
ahora te cuesta mucho tan solo a ti misma tenerte.


La música ya no consuela a tu mente,
tus escandalosos momentos amados
se fueron perturbando
y solo quedo una voz interior que te dice
que existió mucho amor que ya no recuerdas.


Como pedirte que me ames
si lo has olvidado todo,
cómo amarte
si me he conformado con esperar tu llamado
vivo en el regazo de una lámpara
que apenas calienta,
esperando en una madrugada tan corta
que sólo percibo como cala el frío
con sus irreverentes deseos de una infundada calma.


Me fui llenando de libros
que no encuentran las respuestas a tus delirios,
me fui llenando de tu sueño ligero
que ahora se cuela como el viento  
por la rendija de la puerta de un balcón
que nunca ha escuchado tus lamentos.

Por fin duermes
después de tanto cansancio,
de batallar con tus propias acciones
que desean sustraerse
de tus mismos agobios de siempre.


¿Qué serán de esos sueños que ya no recuerdas?
preferimos ignorarlos
como ignoramos a la vida misma,
en cualquier rincón olvidado
de las propias excusas muertas.  


Me fui acostumbrando a las poesías copiosas
esas que imitan las historias en prosa,
acompáñame a abrir mi corazón
para ver si encontramos algún tipo de insomnio
que justifique tantos versos que son cómplices
de una perfecta memoria taciturna
que lamentablemente todo lo recuerda.


Nos hemos esperado tanto
que las imágenes de nuestro amor
ya son solo sombras ausentes
de una desesperación que emerge
con el olvido frío de tu desprecio.


¿Qué me dirás después de todo
cuando el silencio se haga tan sordo?


Me fui llenando de teorías
para cortejar a la noche,
en esa ausencia tan larga
en la que ya no me recuerdas,
terminamos siendo solamente
una interminable letanía de amor.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.

13/12/2017.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Llorar o vivir


Tu amor alimenta mis sentimientos
es libre y glorioso por su alegría,  
siempre lo negué porque lo sentía
y fue un gran pasado de sufrimientos.

Ahora son mis más grandes momentos,  
corro muy feliz como aquel gran día
lo ves en mi rostro que lo quería
han muerto ya esos días tan violentos.


Mi niño interior es pleno de vida,
el odio de otros no lo acabará  
la esperanza vive ya agradecida.

El tierno cariño lo salvará
nada dañará con una caída
el amor genuino lo cambiará.

La fe me habitará
depende de mi llorar o vivir
decidí latir y sobrevivir.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.

12/12/2017.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Un verso que da la vida.



En una historia reluciente
se fue la vida,
casi fue como un simulacro
que se borra en un instante,
la antigua juventud lo demuele todo.


Inmutables y crueles nos quedamos
siendo espectadores de una novedad
que dejó de manipular a el tiempo,
todo muere insaciablemente
en su levedad oscura que siempre vacila.


Todo se ha desvanecido con la historia,
disipando las dudas
y cubriendo las incógnitas,
mientras tanto,
nadie se ofende por los que no estamos de paso.


Nadie se ofende de aquellos que vivimos
de los deseos de la noche,
esperando con paciencia  
que se despierte el día
y tengamos nuevamente una historia
un verso que da la vida.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.

11/12/2017.



sábado, 9 de diciembre de 2017

Que nos obliguen a hacerlo.



Que nos obliguen a mirarnos como somos
sin máscaras sonrientes
sin las tinieblas que cubren la tierra
sin la absurda noticia de que el día
se ha marchado para siempre.

Sin el sabor amargo de la muerte
cuando los pulmones se colapsan con el frío
sin vacilaciones
porque los versos desnudaron lo que sientes.

Sin maltratos como si fuéramos
cualquier pedazo de arcilla fresca,
sin el menor respeto por los años
en los que hemos tenido que respirar,
sin un montón de cicatrices
que solo un ciego podría ignorar.

Que nos obliguen a mirarnos a los ojos
con el silencio a cuestas
sin ese costal de remordimientos falsos
de lo que no sienten y por lo cual
fácilmente se pueden mofar.

Que nos obliguen a llevar muy adentro la noche
sin dolor y sin discordia
sin las gotas de agua que sollozan
hasta convertirse en agua nieve
que enfría los delirios.

Que nos obliguen a dialogar
con nuestra parte más humana
sin condenas y sin culpa del desconsuelo
de ese enigma sin fondo
que sobrevive a los años más rencorosos.

Que nos obliguen a encontrar la paz
con la única certeza de encontrar la calma
en esta vida combatiente e incesante
entre heridas de sangre,
en donde siempre los demás
tratan de hacer trampa
al jugar con nuestra última esperanza.

El poema es infinito,
aunque les parezca injusto
vendrá alguien más a leerlo
aunque no nos obliguen a hacerlo
así será.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
09/12/2017.


viernes, 8 de diciembre de 2017

Nunca podré olvidar tus sufrimientos


Nunca podré olvidar tus sufrimientos
tú llanto será una pesada losa,
como la muerte de la última rosa
han pasado ya años de sentimientos.

Mi vida es un recuento de momentos
que no pasaran tristes a la fosa
tengo reservada esta grande prosa
para que brillen por su luz contentos.

Ahora tu alegría es compartida
llena de amor y grande esperanza   
donde solo contemplo tu sonrisa

Que con cariño llena tu partida
allanando el camino a la añoranza   
que amará siempre tu gran tierna brisa.
Poesía.
Miguel Adame Vázquez.

08/12/2017

miércoles, 6 de diciembre de 2017

La mirada olvidada



Quisiera saber que piensas
cuando ves mi reflejo en un espejo roto,
sabes que mi corazón ha escuchado
la tibia humedad de tus ojos
y te doy las gracias por ello.

Ahora ya no necesito comprender
el silencio que me rodea
ese que aturde con sus ecos de mi propia voz,
que sin ninguna vergüenza se pavoneaba
sin actuar tan siquiera una milésima.

De qué alardeas
¿Acaso no ves los huesos que se traslucen
en su piel morena?
saben de hambre,
pero no guardan amargura en sus manos
que avientan con fuerza la roca
que es más sensible
que mis propias acciones.

¿De qué me sirve la batalla
si todos los héroes son falsos?
cómo obligarte a mirarlos
si solo estás empeñado
en un esnifo de dolor para seguir olvidando.

Yo quisiera ser ese poeta invisible
que solo observa tus versos con detenimiento
que voltea a ver su libreta
y alcanza a contar unos cuantos versos,
para él lo son todo,
solo quiere una fracción de segundo de tu mirada,
sentirse como erase una vez una persona
que nunca fue olvidada por unos versos
que solo aprendieron a mirar
hacia la jactancia de su mismo esplendor.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
06/12/2017.
.






Escribir un soneto




Batallo en escribir un gran soneto
Versos que aman a una rima constante
No importará porque saldré adelante
Triste dolor que me arma un gran aprieto

Todos quieren escribir un cuarteto
Es algo que a veces nos da un desplante
En este siglo es poco vergonzante
Nunca me nace un sencillo terceto

Con camisa de fuerza voy acabando
Aunque la métrica sea un derecho
Me gana la gran rima que va entrando

En estos días que me ando educando
Veo belleza que nace del pecho
Amante de letras que van sumando.

Poesía 
Miguel Adame Vazquez.
06/12/2017.

Letanía de amor

Me fui llenando de sublimes momentos que poco a poco se fueron cambiando hasta que se acabó la paciencia esa que normalmente...

Etiquetas

Translate

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

POÉMAME

http://poemame.com/user/MiguelAdame/history

Follow by Email

Sígueme en Twitter

@adamemiguel

Translate

Muchas gracias.

Queridos y apreciados lectores:

Solo tengo más que agradecimiento para cada uno de ustedes que se han tomado unos minutos de su valioso tiempo, para leer mis poemas.

Gracias al Internet, a la gran nube, he podido llegar relativamente a todos los rincones de la tierra, a toda hora y en todo momento solo con una conexión a Internet.

Me llena de satisfacción saber que muchos de ustedes son de países tan lejanos.

Espero poder seguir compartiendo en un futuro, más y más de mis poemas y tenga el honor de ser leído en su corazón.

Gracias eternas.

Su amigo.

Miguel Adame Vázquez.

Etiquetas

Número de visitas

Seguidores

Google+ Followers

Poesías de Miguel Adame Vázquez

Poemario Virtual

Sígueme en facebook

https://www.facebook.com/poemasmigueladame/