martes, 17 de octubre de 2017

Sobreviví



Sobreviví a cada una de esas bocanadas de estrofas
que se esculpen sin ninguna prisa por mis manos inquietas de dolor,
nunca he sabido ignorar a la huida de mis deseos
con ese sabor de ignorancia que se arrebata en mis
adentros por salir al exterior.

Nunca aprendí a voltear el rostro a un costado
como si no pasara nada cada vez
que alguien quería cambiarme sus sentimientos
por unas cuantas palabras mías
que complaciera a una historia
que vez tras vez se repite al escribir.

Mis pies siguieron abriendo soberbios
los surcos descalzos de tus amores y desdichas
queriendo sembrar semillas de un texto
lindo y musical sin desdichas
solo sufrieron un montón de sentimientos
agazapados queriéndose abandonar en las palabras
de un campo lleno de infertilidad.

No recuerdo cuándo fue la última vez
que maldije a todas mis poesías,
a esas letras mías que fueron piadosamente partiendo
ahora solo revelan el contorno de tus ojos
esos a los cuales ya no tengo permiso de verlos directamente con mis verso rebeldes.

Hoy serás una estampa nítida de mi último recuerdo
de ese que fue rehén de mis silencios
que siguió sobreviviendo a mis propios poemas
esos que se revuelcan en la ira huérfana
de un amor correspondido.

Solo me quedan las ganas de pensar un montón
de desventuras deslucidas por la falta de una mirada 
que ilusionada sangra desdichas
que solo saben acumularse hábilmente
hasta que ya no se pueden beber
en un solo sorbo de dolor.

Sobrevivimos a nuestros poemas
que no son solo sueños nuestros,
somos más que una quimera parlanchina
que narra desventuras y amores rotos
que de igual forma a ser ajenos nos duelen
cada vez que les prestamos nuestra voz.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
17/10/2017.



jueves, 12 de octubre de 2017

Yo te creo



Vives en la profundidad de un pensamiento
que navega sin mundos paralelos
en una memoria sin recuerdos
intentando amarte cada vez que amanece de nuevo.

Sabes que ahí estaré para sostenerte
con todas mis fuerzas y nunca más dejarte caer
en el silencio de tus tempestades ocultas
que no se extinguen al vulnerar tus lágrimas tristes.

Nunca me rendiré ante el porvenir
frío de tu mirada triste
que no sabe ocultar la confianza perdida
entre un montón de escombros

Vives desplazando al tiempo
jugando con las horas que pronto se terminan
porque piensas que no tienes ningún consuelo
que te acaricie en la desesperanza.

Mis brazos siempre estarán abiertos
para apoyar tus desvelos
yo te creo
libera tu voz y grita de nuevo.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
12/10/2017.




martes, 10 de octubre de 2017

Erase una vez en luna llena.

Dicen que en octubre
brillan las mejores lunas llenas
que deambulan los sueños revelando la vida
y cubriendo con amor las penas.

Dicen que en octubre
no se pueden ocultar las sombras
y que las miradas sueñan
con ser cómplices de un pasado que solo se aleja.

Dicen que en octubre
podré contemplar mis versos desnudos
libres de tantas mentiras que ahora
quieren ahogar a mis letras.

Dicen que en octubre
el espesor de la bruma disimula la ausencia
y que en la oscuridad de la noche
en su premura el amor simplemente nos llega.

Dicen que en octubre
brillan las mejores lunas llenas
yo solo sé que desde ese otoño
somos uno en veinticinco primaveras.

Han sido años maravillosos
llenos de una vida plena
erase una vez una historia sencilla
hermosamente contada por la luna llena.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
10/10/2017.

A mi amada compañera de toda la vida por nuestros veinticinco años inseparablemente juntos.

sábado, 7 de octubre de 2017

Más que un instante



Mi memoria es un recuerdo frágil
que a veces se acongoja con la zozobra
de no saber cómo respirar bajo la calma
de un humedal de historias llenas de nostalgia.

Mi paz ahora ya no lleva la cuenta del tiempo,
ese que en su tristeza siempre trata de no llorar
sabiendo que podrá aguantar la ausencia
de la luz con su aurora.

Hoy soy más que solo un instante
que sobrevive con un vaso de agua estancada
floreciendo fuerte con la única esperanza
esa que se alimenta prácticamente ya de nada.

Siempre me ha gustado amar y ser amado,
no hay nada más sencillo y hermoso para mi
que poder alimentar mi boca con el sabor dulce
de la vida cuando se sabe uno necesitado.

Muchas veces tuve que olvidarlo todo
y salir huyendo de las sombras,
esas que te roban las caricias
con un instante olvidado.

Dicen que el poeta cree que lo sabe todo
que puede escribir libremente
lo que nosotros los otros simplemente callamos
¿Cómo sabes tú poeta lo que a mí me está pasando?

Es mucha soberbia el sentirse iluminado
el poeta investiga en esa noche que se refugia
en la tibia esperanza de poder digerir
a la propia vida que se agazapa escondida.

El poeta respira despacio la esperanza
amando poder estar despierto y observar en las horas con los ojos bien abiertos, esperando a la muerte que llegue para poder mirarla sólo un poco más
antes que a los demás les llegue.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
08/10/2017.






miércoles, 4 de octubre de 2017

Otoño




Pronto se terminarán las flores frescas
el otoño acaricia el rosal marchito
que se pudre con los fríos
que ya no son tan fortuitos
como cuando reinaba un alba quieta.

Pronto dejarás invadir tus sonrisas
con el ocre color de tus miradas
y ya nadie llorará tu partida
no en mi país en donde da lo mismo
que llegue el otoño con su alfombra
de hojas secas que van alimentando
los lamentos de un mal porvenir.

Pronto se pintarán las miradas con un aire solemne
en donde el bambú solo se esfuerza
por llegar lo más cerca del cielo
no le importa ahogar en su camino
a las nochebuenas que buscan desesperadas
los últimos rayos de sol.

Pronto caerán sobre tus hombros
los rumores que tambalean a los abrazos
seis que te sostienen con los ríos
y sin las escandalosas tormentas  
que se ufanan por llevarse todas las penas.

Llega el otoño con su canto de hambre
y al poeta ya no le importa
que nadie quiera descifrar sus poemas.

Pronto la memoria será un recuerdo inconsciente
un olvido que insiste en ese pasado que fue feliz
con el solo deseo de tenerte.

Pronto el alba envejecerá con el capullo
que se apura en esconderse.

Pronto el otoño cerrará la ventana de los sueños
y las hojas de los árboles se pudrirán
por el exceso de las flores secas
que solo callan en un silencio insuficiente
de un país en donde nada importa,
No importa que llegue el otoño
ya su mundo es un otoño gris.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
05/10/2017



Sueños perdidos


Lo siento en tu gran silencio
que sufre su dolor lento
sueños que son sus bandidos
de sus ideales más rotos

No conocen libertades
viejo es su único tiempo
nunca serán perdonados
morirán en el intento

Son solo sueños perdidos
sueños que niegan vivirlo
no existen sin las excusas
que sobreviven al verlo

Sueños que quieren ser libres
no ser esclavos de otro
un cielo sin las cadenas
que atan la vida sin freno

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
04/10/2017.




domingo, 1 de octubre de 2017

Después de la noche.



La llovizna de esta noche
nos cae como un sobresalto,
no es más que un instante cansado
por tanto viento rebelde que quiere
alejar de un soplido al infortunio
ese que entristece ante el inmune espacio
de tiempo que nunca aprende a olvidar.

Ahí el corazón del poeta nunca estará vacío
siempre pesarán las penas
que como un balde de agua fría
nunca se llenan de esas anecdotas
que deambulan cayendo aflorando las penas.

Mis sueños nunca han sospechado
ser sueños de otros,
han existido ignorando
el poder de ser descubiertos
por esas fantasías que suspiran
entre un domingo agónico y un lunes
que en sus nervios apenas se asoma.

Mañana será muy temprano
para estirar a la noche
que en su oscura mentira
se esconde entre las tinieblas subversivas
que siempre les ha gustado pensar diferente
aunque el ruido de la vida
les reclame la calma añorada.

Muchas veces he pensado amontonar
a todas las palabras que hablo
y prenderles fuego en una pira
que arda entre las cenizas que tiznan las lágrimas,
esas que juegan a un desahogo eterno del habla.

De veras que somos tranquilos,
aunque nos envenenan el aire
y conviertan los jardines en panteones,
seguiremos diligentes
nunca pregonando las heridas
que se han ulcerado por el aire quemado
que hiede por tantas sombras tristes
que lloran ante tanta congoja.

Hoy he vuelto de noche
ante la muerte que tanto resiste,
nunca más me verás llorando
por el mal tiempo que solo maldigo.

Me amanecerá calladamente el alba
hasta que el corazón se precipite
a quererme de nuevo en un salvaje instante
de tanta llovizna.

Ya dejó de caer la noche,
tu voz melancólica se detiene de un sobresalto
son tus penas que lloran
por tener que volver a vivir de nuevo.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
01/10/2017.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Egolatría



Respiro tu miedo
es húmedo y enfermizo como el silencio que gritas,
tu boca nunca ha dejado de escupir palabras podridas no las necesitas, nunca las has necesitado
para sangrar una herida.

En tu deseo de controlar mi abandono
desbocas tu odio
hasta obligarlo a ser una bestia salvaje
sin freno,
has convertido a tu ego en tu único legado
para no ser olvidado.

No puedes dejar atrás el frío que de pequeño
tu cuerpo cicatrizaba para olvidarlo
tampoco puedes borrar esas noches oscuras
que fueron momentos muy largos.

Tus manos sujetan con rabia las palabras que callas
son imágenes tatuadas que profanan tu calma,
no puedes olvidar que eras muy pequeño
para sostener ese periódico que al venderlo
te daba un poco de calor y alimento.

Ahora que eres más alto que el roble
crees que lo sabes todo,
hasta las mentiras huyen de tus ojos
ellos nunca podrán ignorar lo que guardas
en un interior inquieto y revuelto
siempre serás un silencio involuntario
de esa tristeza que humilla a todo lo que ama.

Deja a tu ego que solo corroe tu nombre
invita a la humildad a visitar tu casa
y volverán a florecer los lirios de tus sentimientos.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
30/09/2017.








 








jueves, 28 de septiembre de 2017

Solo por ti.



La costumbre me llevó a acoplarme a todo sin rodeos
sobrellevando a la vida y la propia muerte
esa que nunca rehuye a la desesperanza,
esa inútil congoja de tener atado un nudo al tiempo
hasta que ella te espera paciente
para tenerte en sus brazos.

A la muerte le aprendí a no poder vivir sin ti,
nunca he podido sobrevivir en las sobras
añorando a todo lo que se evapora
como agua en un instante,
siempre sufrí como un páramo que sangra
por sentir a el sol en tierra seca por tu ausencia.

A la vida le aprendí a enamorarme completamente de ti,
siempre fuiste lo único que me mantuvo a salvo,
fue tu sonrisa quien lograba escabullirse
sin ninguna prisa entre los rincones más ocultos
de mi estéril miedo de vivir,
contigo nunca importaban los temores que se 
amontonaban de preocupaciones 
por tener que seguir.

A la desesperanza le aprendí a sobrevivir
sin tener nunca nada
y aun así seguir manteniendo la esperanza
ante el vacío que ciega ante tanto alboroto
por no querer morir.

La costumbre me llevó a acoplarme a todo sin rodeos
a lo único que nunca me he resignado 
es a seguir sin ti,
me duele el cansancio por no tenerte
me duele el vacío de tener que dormir
para poder soñarte de nuevo aunque 
al otro día no me acordaré de ti.

Muerte que vive con desesperanza 
sólo por ti.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
27/09/2017.





lunes, 25 de septiembre de 2017

Siempre




Siempre he tenido miedo de habitar a un lugar vacío
un rincón estrecho que al quedarse sin aire
no circule más en mis adentros,
ahogándome en mis sueños despertándome inconsciente para no terminar adornando
a una lápida fría en el pavimento.

Tal vez siempre fueron los rumores
aquellos que perdone en un pasado
esos que se esfumaron con el tiempo
porque nunca decidieron huir por aquel camino pensando que era lo único correcto.

Siempre he vivido tan cerca de la verdad
que no me he querido dar cuenta que nunca
me he alejado del lapicero de las palabras,
siempre he seguido tratando de enamorar
a un legado que no ha terminado de soñar
sobre lo que quiere dejar para no ser borrado.

¿Quien me está mirando en esa oscuridad
como si fuera yo un simple recuerdo ciego?

!Como si verdaderamente me importara esa absoluta inexistencia!
A quien quiero engañar si al pasar los lustros
solo me he apresurado galopante
tratando de no usar mi corazón
que es un utensilio muy gastado.

Temo que se derrumbe el momento
sepultando en un dolor lo que ya no quiero,
dejando en mis venas el odio
ese que solo me ha envenenado.

Siempre tendré la esperanza
que con tanta agua ese tallo verde
quiera volver a retoñar,
solo es cuestión que la semilla quiera renacer
que la pobreza se olvide del hambre
cuando llega la noche.

Solo es cuestión que se acuerde de mi casa
esa que ya no está para darme un poco de raíces,
esas que huyeron por la prisa de no tener a donde ir,
esas que amanecieron en la mañana de un día más
en donde la gente lo olvida todo
y solo siempre quiere lo mismo,
olvidándose de mí
que ya no tengo un lugar seguro.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
25/08/2017.




sábado, 23 de septiembre de 2017

Solo tal vez.



Mi silencio es una capa invisible
que sostiene el velo de las palabras,
esas que no otorgan el permiso
para marcharse por tener las alas rotas.

Tal vez mi vuelo se perdió en las alturas de un cielo infinito en donde los claroscuros de las dudas
van dejando sobre los hombros un peso
insoportable como del plomo de una agonía
que de súbito derriba a la esperanza
de los propios anhelos de vivir un poco más.

Tal vez la penuria siempre será un recordatorio
infinito de esa primera vez cuando el esmero
no pudo derrotar al tiempo que nunca
en su incólume pasatiempo te espera.

Tal vez he perdido ya la cuenta de tantas desdichas eternas y aún así me rehuso a resignarme ante la derrota que presagia la anhelada calma.

Tal vez solo el paso de la noche y un amanecer
con el anaranjado de la brisa tenue de un nuevo día
será suficiente para sepultar al propio tiempo
que no debió alejarse de ti.

Solo la paz será el preámbulo preciso
de un pensamiento que debe sobrevivir
por el esfuerzo de un corazón que lucha
para no desaparecer con el rencor enfermo
de ese obstáculo que no se resigna
con marcharse y alejarse de mí.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
23/09/2017.